• Adapt. Myrna Ventura

El amor no pospone

Se le acercó y le alivió las heridas con vino y aceite de oliva, y se las vendó. Luego subió al hombre en su propio burro y lo llevó hasta un alojamiento, donde cuidó de él (Lucas 10: 34 NTV)

Amamos a nuestros hermanos cuando nos movemos rápidamente para ayudarlos y hacemos lo que podemos en ese mismo momento. El buen samaritano tomó acción inmediata. Él no solo dijo: "Que pena por esta persona, es una lástima lo que le pasó. ¡Qué mal!”. El samaritano realmente hizo algo en favor de aquel que necesitaba ser ayudado en ese instante.

La Biblia dice:

No dejes de hacer el bien a todo el que lo necesita, cuando esté a tu alcance ayudarlos. Si puedes ayudar a tu prójimo hoy, no le digas: «Vuelve mañana y entonces te ayudaré». (Proverbios 3: 27, 28 NTV).

Nunca te alejes de alguien que necesita tu ayuda; tu mano es la mano de Dios para esa persona. Esto significa que debes estar dispuesto a ser interrumpido, porque no es algo que puedes programar en tu agenda, esto sucede de repente en el horario de ellos.

¡El amor es a menudo inconveniente! porque en ocasiones es necesario dejar tu comodidad o salir de tu zona de confort en favor de otros.

Pero Dios es glorificado en aquellas acciones que tomamos para beneficiar a otros; Él no es glorificado en nuestro egoísmo ni en nuestra falta de amor al postergar la ayuda.

¿Sabías que Dios pone intencionalmente a las personas necesitadas, lastimadas o heridas en el camino de tu vida? Lo que a menudo parece un encuentro casual es en realidad un encuentro creado por Dios. Dios sabe que aprendes a amar cuando haces cosas por los demás, sabiendo que no obtendrás nada a cambio. Aprendes a amar, cuando al ayudar a alguien más te cuesta tiempo, dinero o simplemente sacrificar tu comodidad.

De hecho, debes estar atento porque quizá Dios ponga a alguien en tu camino hoy. Dios te dará una oportunidad y tienes que tomar una decisión. ¿Aprovecharás el momento o lo harás a un lado? Dios te está dando la oportunidad de crecer en tu capacidad de amar.

Cuando te enfrentes con una agenda muy apretada, toma el desafío de simplemente amar. Hacer algo por alguien que lo necesita es amar, posponer es dejar de amar.

26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo